Comunicado Ases – nº 168